Sin duda una película muy esperada, ya que puede significar una nominación al Oscar para la actriz Naomi Watts, quien interpreta a la Princesa Diana en los dos últimos años de su vida, cuando inició una campaña en contra de los campos minados y su relación con el cirujano Hasnat Khan. La película se estrena el 23 de agosto.